martes, 11 de abril de 2017

El ciclo de la Pasión en la portada de Santo Domingo de Soria

Que la portada de Santo Domingo de Soria es una biblia en piedra se ha dicho multitud de veces. En ella encontramos relatada toda la vida de Jesús, además de la representación del Juicio Final. El ciclo de la Pasión de Cristo está representdo en la arquivolta más exterior, la cuarta. Vamos a verla en detalle, siguiendo para ello la interpretación que hace la profesora Esther Lozano López en su tesis doctoral "Un mundo en imágenes: la portada de Santo Domingo de Soria".







La secuencia comienza con el prendimiento. Lo primero que encontramos es un árbol, quizás para representar que la escena ocurre en el exterior.
En la siguiente escena nos encontramos con algunos discípulos que observan el prendimiento de Cristo:
A continuación vemos como Pedro, lleno de ira, le corta la oreja con su espada a Malco, uno de los soldados que iban a prender a Cristo:
A continuación, el beso de Judas:

La siguiente escena quizás represente el escarnio de Cristo. A la derecha está el buen ladrón, que forma parte de la escena de la Crucifixión.
La crucifixión, con María y San Juan y Longinos y Stephaton con la lanza y la esponja mojada en vinagre. Dos ángeles confortan a Cristo:
A la Izquierda San Juan. En el centro hay una escena dudosa, que Esther Lozano interpreta como el Mal ladrón cuya alma es arrebatada por un diablo. El ángel de la derecha es de la siguiente escena.
A continuación, El Santo Entierro, Resulta extraña la presencia de los dos ángeles que acompañan a José de Arimatea. Uno de ellos parece que porta una menorah (candelabro judío).
En la siguiente escena vemos a un ángel sobre el sepulcro vacío de Cristo, diciéndole a las Tres Marías que iban a ungir el cuerpo con perfumes que Cristo ha resucitado. (Es la llamada "Visitatio Sepulchri). Vemos también a los soldados que vigilaban el sepulcro que han quedado adormilados tras el milagro.
Detalle de las Tres Marías. La última pertenece a la siguiente escena, en la que las Santas mujeres anuncian la resurrección de Jesús a los apóstoles:



La última escena de la arquivolta es el encuentro de Cristo resucitado con María Magdalena, conocida como "Noli me tangere".
Vemos que la arquivolta se cierra como empezaba, con un elemento vegetal.




domingo, 2 de abril de 2017

La portada de San Pedro de Miñón de Santibáñez (Burgos)

A 20 kms de Burgos, en la vega del Río Urbel, se encuentra Miñón, localidad perteneciente al Valle de Santibáñez.
La iglesia se encuentra situada en un alto al que se llega por un camino que parte desde la carretera. Es una construcción de una sola nave, con torre a los pies, y cabecera semicircular, único resto junto con la portada y la pila bautismal que se conserva de la antigua fábrica tardorrománica (finales del XII, principios del XIII) ya que el resto fue reconstruido en el siglo XVI.




Lo más interesante, sin lugar a dudas es su portada, que ha llegado a nosotros de milagro, pues está parcialmente tapada por un gran contrafuerte de la obra del XVI.

Es una bella portada de cuatro arquivoltas sostenidas por columnas que han desaparecido y sólo quedan los capiteles, muy deteriorados. Uno de ellos con una extraña representación de unos personajes alados (quizás ángeles) que parecen pinchar algo en el centro que ha desaparecido.


Al otro lado nos encontramos con unas sirenas bicaudatas y unos grifos (o algo parecidos) afrontados.
El ábaco está decorado con unos elementos vegetales primorosamente tallados.
El alero de la portada está sostenido por canecillos. Destaco dos de ellos, los que tienen personajes antropomorfos:
¿Personaje amasando pan?

Monje
La portada en si consta de cuatro arquivoltas, algo apuntadas, todas ellas decoradas. La más exterior con una original moldura de elementos triangulares tridimensionales (no se cómo denominarlos), la siguiente con una serie de personajes, con chevrons la tercera y la interior con unos medallones.

La primera y segunda arquivolta parecen no casar bien con la portada, pues su dovela central se encuentra desplazada y está confeccionada con elementos que parecen recortados ex profeso para encajarlos ahí. Puede ser que esta portada fuera de otro sitio y la montaran aquí de nuevo.

Los expertos hablan de dos talleres, uno el responsable de la factura de los medallones con animales fantásticos inscritos y otro el de las figuras humanas, pero a mi me parece encontrar cierto parecido entre los rasgos humanos del centauro que aparece dentro de un medallón, y el resto de personajes de la otra arquivolta. Vamos a verlas más de cerca.


En esta arquivolta, en la que están esculpidos 11medallones y pico (pues como he dicho antes la dovela central es un medallón recortado) se ha querido ver elementos zodiacales. No creo que sea así pues aunque hay leones y un arquero, la mayoría de ellos no coinciden con los signos del zodíaco. Son unos medallones muy parecidos a los que podemos encontrar en las portadas de Almendres y Soto de Bureba, también en Burgos. Son representaciones del bestiario fantástico.


Aquí podemos observar un medallón que ha sido recortado para que encaje bien


El rostro de este personaje es muy parecido a los de los que aparecen en la siguiente alquivolta




Pero es la portada de los personajes humanos la que más llama la atención. Personajes con cabeza en forma de gota, con unas expresiones muy marcadas a pesar de que están hechas de forma muy tosca. No los hay comparables en ninguna otra iglesia de los alrededores, o por lo menos yo no los conozco. Podríamos decir que son un "unicum" dentro del románico que conocemos. Si este taller trabajó en alguna iglesia más, no nos ha llegado.

Vemos como la dovela central de la arquivolta de los chevrons (y que representa una especie de ave) parece haber sido encajada ahí muy forzadamente.


Dicen Nuniloo y Danieles en el foro de Caminando entre Románico (y yo suscribo totalmente esta opinión) que debe tratarse de una "foto de grupo". Se celebra una fiesta litúrgica, quizás de consagración de la iglesia, o cualquier otra fiesta religiosa y aparecen representados en las tres dovelas centrales el poder religioso (hombre con especie de mitra y báculo y monje lector) y el civil (hombre apoyándose en una espada).



A los que les acompañaría un cortejo de  músicos y acróbatas que amenizaran la fiesta de después.


Hay algunos personajes que se salen de este guión, y que no se muy bien qué pueden estar haciendo:
Un personaje tumbado en el suelo, boca abajo, en la postura en la que, por ejemplo, se ordenan actualmente los sacerdotes. Pero desconozco si en el siglo XII se hacía de esta forma:


Otro, que parece que esté oficiando Misa, ante un objeto muy deteriorado que pudiera ser un copón y con un gesto en las manos muy parecido a los de la postura de meditación, con el pulgar y el índice juntos....

Un anciano que se mesa una barba bifurcada en dos mechones:
Y por último un rostro burlón de ojos saltones, cuya factura no tiene que ver nada con el resto. Quizás sea recolocado:


El resto, bailarines/as y acróbatas, contorsionistas....y músicos con instrumentos de cuerda y viento.















Es increible como el artista consigue unos rostros tan expresivos a pesar de la aparente rudeza de la talla:



Localización